EL NIÑO PERDIDO. THOMAS WOLFE


Esta breve novelita de 93 páginas fue escrita por Thomas Wolfe poco antes de su muerte.
Es un libro nostálgico en el que se alternan los puntos de vista de cuatro voces narrativas. Tres de ellas rememoran la muerte del más joven, al que se recuerda. El pequeño Grover, su madre, una hermana y el autor protagonizan cada parte de la novela, a través de su propio punto de vista narrativo.
Se presenta a Grove, que tiene una sensibilidad especial que hace que su mirada sobre lo que le rodea sea distinta y especial. La madre revive con dolor intensos momentos del pasado; la hermana también está marcada por la muerte de su hermano y su recuerdo pesa como una losa. Por último, el propio autor se refiere también a la  muerte cuando rememora la figura del chico desaparecido a los 12 años a consecuencia del tifus. 
Enfermedad, muerte, recuerdo, pasado inalcanzable, tiempo perdido de la infancia que vuelve a través del recuerdo.
En el trasfondo de la obra  está todo el traslado de la familia a Saint Louis en la época de la Exposición universal, para regentar un nuevo establecimiento en la ciudad 
El niño perdido es el título metafórico: el hermano no ha desaparecido de la memoria de los que lo querían, la pérdida marca y absorbe por completo los pensamientos de los familiares.
No me ha enganchado su lectura, quizás porque me ha resultado demasiado lenta.
Lo edita Periférica.

0 comentarios:

Blog
DesordenadasLecturas
de
Beatriz González López
gonlobea@gmail.com

Buscador

Entradas antiguas

Seguidores

Traductor

Páginas vistas en total

Buruktawit

Bruk