EL DOMADOR DE SUEÑOS,Troshinsky

El domador de Sueños comienza de este modo (con una preciosa ilustración en la que de la cabeza de un hombre mayor salen peces, hojas, una pipa, un paraguas...):
"Había una vez un hombre al que se le daba tan bien soñar, que podía soñar con lo que quisiera. Ese hombre era mi abuelo"

A continuación, todo el texto es una defensa de la imaginación, de la fuerza de las historias y de los sueños... Poco a poco, al abuelo las personas le piden que sueñe con ellas y con lo que "sueñan" ser: el panadero, un capitán de barco; la frutera, una actriz; un camarero, director de orquesta... Porque sólo en los sueños y en las historias todo es posible.

Y el cuento acaba así:

"Y todo porque un día le conté a mi abuelo que había soñado que era un domador de sueños. Lo que pasa es que mi abuelo era en realidad un pésimo soñador, pues rara vez se acordaba de lo que soñaba. Sin embargo, lo que se le daba muy bien era inventar historias."

Todo un mundo de fantasía e imaginación por soñar y por contar a través de este fantástico álbum.

0 comentarios:

Blog
DesordenadasLecturas
de
Beatriz González López
gonlobea@gmail.com

Bruk


Buruktawit

Buscador

Entradas antiguas

Seguidores

Traductor