EL OLVIDO QUE SEREMOS, Héctor Abad Faciolince

Héctor Abad Faciolince en un ejercicio que yo llamaría de "liberación de recuerdos a partir de la escritura" escribe un libro conmovedor ya desde su título (que es una cita de Borges). Y precisamente se habla de olvidos, de esos que sólo el recuerdo puede nombrar. En este caso con ternura y melancolía se evoca la figura de un padre muerto por defender sus ideales, por actuar según propias convicciones, por entregarse a la lucha contra la injusticia a favor de derechos humanos. Y, a la vez, también es una visión íntima y familiar de la visión de un padre cercano, cuyo principal mérito intuimos que ha sido saber comunicar la confianza ciega en el desarrollo personal de sus hijos (me ha encantado la carta al hijo reproducida en las páginas 256-58 en la que hay un verdadero canto a la libertad de luchar por encontrar la felicidad de cada uno, un amor incondicional de padre).Es un libro triste y desgarrador en muchas páginas, especialmente aquellas en las que se presentan distintas "muertes" que reflejan momentos duros de la existencia en la familia. Pero también me ha parecido un libro optimista y valiente que encara la difícil tarea de dejar abiertas rendijas personales e íntimas de la existencia, aunque sean aspectos muy dolorosos.
En la pág. 226 hay una cita que quiero reproducir: "Yo recordaba que muchas veces mi papá me había dicho que todo ser humano, la personalidad de cada uno, es como un cubo puesto sobre una mesa..." y a continuación se comenta quién puede ver cada una de esas caras. Posiblemente con este libro los cajones de la memoria del escritor hayan vislumbrado varias caras de ese cubo complejo que es cada personalidad humana.
Recomiendo estos comentarios sobre el libro, que he encontrado en una página de internet: más opiniones, variadas lecturas de diferentes lectores....

0 comentarios:

Blog
DesordenadasLecturas
de
Beatriz González López
gonlobea@gmail.com

Bruk


Buruktawit

Buscador

Entradas antiguas

Seguidores

Traductor