MICRORRELATO DE QUIM MONZÓ

Algo de desconcierto me ha creado este original microrrelato que acaban de regalarme. Y esa sensación ha venido provocada sencillamente porque he tardado en darme cuenta de que era un imán de nevera. ¡En un principio pensé que la otra parte se trataba de una especie de espejo (en el que se reflejaba parte de mi cara) al que había que buscarle relación con el texto...! ¡Qué ingenua! Cuando me he dado cuenta no he podido menos que sonreír abiertamente pensando en que ya le había buscado más de una explicación al texto en relación con lo que me sugería verme (por el otro lado) en el otro círculo. Es curiosa la interpretación que yo había buscado entonces para que aquellas líneas tuvieran algún sentido en relación con la otra parte, que aquí se ve...

A continuación también he tenido que reflexionar porque cuando busqué información en internet sobre el origen de este relato encontré la explicación de que es un texto que Quim Monzó escribió pensando en su madre (con una enfermedad parecida al Alzheimer).
Y entonces he pensado: ¡Qué difícil es leer! ¡Qué divertido imaginar!
No sé qué pensarán mis alumnos cuando el lunes lo lleve a clase. ¡Comprobaré si a alguno le pasa algo similar a la experiencia que he vivido yo hoy con este libro-objeto!

0 comentarios:

Blog
DesordenadasLecturas
de
Beatriz González López
gonlobea@gmail.com

Bruk


Buruktawit

Buscador

Entradas antiguas

Seguidores

Traductor